domingo, 30 de octubre de 2016

Una de cal y otra de arena.

Después de un tiempo en el centro de recuperación de la Alfranca fortaleciéndose en la jaula de vuelo. Por fin llego el día de soltar esta hembra de halcón peregrino recogida herida dentro de un patio interior de un edificio en el centro de Zaragoza. De este ejemplar y de otro hablamos anteriormente en este blog, el otro ejemplar recogido en la residencia de la Romareda esta vivo pero es irrecuperable por no poder volar bien.

No todo son buenas noticias, siguen recogiéndose halcones heridos en las proximidades. Este es un halcón subespecie calidus del norte de Europa, sector 5 del mapa, recogido hace unos días en Casetas. Parece que la exploración realizada determinó que fue atropellado, teniendo graves heridas que le causaron la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario